Todo lo que querías saber sobre los pisos flotantes

Ninguna obra puede darse por concluida si no se piensa en el piso y, sobre todo, en que sea de un material resistente a los mayores desafíos de una vivienda: la humedad, los impactos y el alto tránsito cotidiano.

Es cierto que el mercado ofrece hoy una serie de materiales que cumplen esas condiciones y que, gracias a las nuevas tecnologías de su producción, también logran una excelente estética.

De qué hablamos

Muy aceptados en Europa, se trata de pisos flotantes que tienen una gran resistencia y son libres de mantenimiento, con el valor agregado de una instalación muy sencilla.

Están compuestos por:

  • Una capa superficial producida para resistir altas exigencias en el tránsito diario, lo que evita su desgaste y facilita su limpieza.
  • Un núcleo de PVC 100 por ciento resistente a la humedad y al agua, incluso a la salada, por lo que no se contrae ni se expande.
  • Poseen una cara antideslizante que otorga estabilidad.

Principales características

Desde LECER enumeramos una lista de características de estos elementos, que los distinguen sobre cualquier otro material:

  • Se aplican sobre cualquier superficie.
  • De rápida y fácil instalación (con sistema click perimetral).
  • No requieren de mantas ni adhesivos.
  • Aptos para cualquier superficie plana, también pueden aplicarse a los pisos radiantes.
  • Especiales para viviendas.
  • De limpieza muy sencilla.
  • Libres de mantenimiento.
  • Resistentes al deslizamiento y al agua (especialmente aptos para baños y cocinas).
  • Silenciosos y cálidos.

Algunas marcas tienen aislamiento sonoro incorporado mediante láminas que reducen significativamente el sonido de los pasos.

Colocación

Están confeccionados con sistema click, un método de montaje que no requiere utilizar cola o cualquier otro pegamento en su instalación, martillos o tacos de percusión, por lo que la tarea es más rápida y sencilla (aunque también los hay de encastres).

“Se pueden utilizar en forma inmediata, son de fácil restauración y sencillos para desmontarlo y reensamblarlo”, explican los asesores de LECER.

Dadas sus características, se pueden colocar sobre pisos ya existentes de materiales o sustratos diversos: baldosas, tablas o cemento.

Textura y suavidad

Su estética los hace adaptables a cualquier estilo de construcción. Su aspecto es similar al de la madera natural y se puede advertir hasta la textura. Su amplia variedad en tonos lo hace ver y sentir como la madera, brindando una sensación de suavidad permanente al caminar.

Dónde colocarlos

Son ideales para: zonas propensas a mojarse, como cocinas y baños, quinchos y galerías. También en dormitorios, livings, salones comerciales y oficinas.

Precios

Desde $ 700 el m2, según el espesor